Felicidad y Amor

Felicidad y Amor

5 secretos para obtener éxito laboral

La semana anterior en la ciudad de Cartagena se realizó  una versión más del  Congreso Éxito Latino.

Esta actividad congrega a empresarios exitosos de América Latina quienes revelan los secretos  que los han llevado al triunfo tanto en su vida empresarial como personal.

Aquí 5 trucos que te ayudaran  optimizar tus resultados en el trabajo y por ende a llenar tu cuerpo de salud.

1. Solo puedes ser exitoso si lo que haces llena de  alegría a muchas personas.

2. Recuerda cual es tu propósito en esta vida , si no lo recuerdas es aquel  anhelo que rondaba en  tu cabeza cuando apenas eras un niño. (a)

3. Se responsable, entendido  como aquella persona  que es capaz de rendir cuentas  por el desarrollo de alguna tarea o por el cuidado de otros sin necesitar la presencia de una autoridad.

4. Despierta tu espíritu de liderazgo, entendiéndose como líder aquella persona que trae orden a cualquier situación u organización.

5. Entiende que la vida es un juego y tu trabajo no se queda atrás así que antes de preocuparte mira las cosas con un espíritu lúdico y de esta forma muy muy rápido encontrarás  la solución para  resolver cualquier problema.

 

Noche de mujeres

Hace varios siglos la mujer fue condenada por su capacidad intuitiva y por su entrega amorosa a la comunidad, hoy en pleno siglo XXI somos conscientes y aceptamos sin ningún temor nuestra capacidad creadora de un mundo mejor. Por esta razón nos  unimos para sanarnos y así libres de los dolores del pasado entregar lo mejor de nosotras.

Bienvenidas mujeres a este mundo mágico de la terapia, la meditación y la medicina holística.

"Solo si tu corazón está en paz podrás trasmitir paz"

Sobre el Amor

El hombre tiene las cuerdas de su corazón destensadas, por eso la veena no puede dar la mejor melodía.

El amor es la manera de afinar las cuerdas del corazón, la manera de llevar las cuerdas del corazón al espacio correcto en el que puede surgir la música. Por eso llamo “oración” al amor; llamo amor a la forma de alcanzar lo divino. Llamo amor a “lo divino”.  La oración sin amor es falsa, no tiene sentido. Sin amor las palabras de la oración no tienen ningún valor. Y sin amor nadie que este interesado en el viaje hacia lo divino será capaz de alcanzar lo supremo. El amor es la forma de hacer cantar a la veena del corazón. Tendrás que entender algunas cosas sobre el amor en sí.

La primera ilusión es que todos creen saber algo sobre el amor. Esta ilusión es perjudicial, porque nunca harás ningún esfuerzo para alcanzar o despertar aquello que crees conocer.

Pero no eres consciente de que quien conoce el amor ha adquirido simultáneamente la capacidad de conocer lo divino. Si conoces el amor, no te queda nada más por conocer en la vida. Pero tal como eres no sabes nada, te queda todo por saber.

El amor que crees que es amor probablemente no lo es. Has llamado amor a otra cosa mientras sigas teniendo esta ilusión, mientras sigas teniendo la idea de que sabes todo sobre el amor, cómo vas a poder buscarlo y hallarlo? Lo primero que debe entender es que no conoces el amor en absoluto.

Ninguno de ustedes puede amar,  porque dentro de ustedes no hay flujo de amor, cuando le dices a alguien te quiero, en realidad no le estas dando amor, sino que le estas pidiendo. Todos están pidiendo amor, y ¿como puede dar amor alguien que lo está pidiendo? ¿Cómo pueden ser emperadores los mendigos? ¿Cómo pueden dar amor las personas que están pidiendo amor?

Todos ustedes  le piden amor al otro. Sus seres son mendigos pidiéndole a alguien que los quiera. La mujer le pide amor al marido, el marido a la mujer, la madre al hijo. El hijo a la madre, los amigos le piden amor a los amigos. Todos le piden amor al otro, sin darse cuenta de que el amigo al que le estas pidiendo también está pidiendo amor.

Ustedes son como mendigos extendiendo el cuenco de mendicante uno frente al otro.

Siempre que alguien esté pidiendo amor no será capaz de darlo, porque el hecho de pedir es una señal de que dentro de él no hay una fuente de amor. Si no ¿porque tendría que pedirlo afuera? Solo las personas que están por encima de la necesidad de pedir amor pueden dar amor. El amor es compartir, no mendigar. El amor es un emperador, no un mendigo. El amor solo sabe dar, no sabe nada acerca de pedir.

¿Sabes qué es el amor? El amor que se pide no puede ser amor. Y recuerda, si alguien pide amor en este mundo nunca recibirá amor. Una de las leyes fundamentales, una de las leyes eternas de la vida es: el que pide amor nunca lo recibirá.

El amor solo llama a la puerta de la casa donde ha desaparecido el deseo de amor. El amor empieza a llover sobre el techo de la persona que ha dejado de pedir amor.

Pero no llueve sobre el techo de alguien que todavía está anhelando amor, el amor no fluye hacia un corazón necesitado. Un corazón necesitado no tiene el tipo de receptividad que hace posible que el amor entre. Únicamente un corazón que comparte, un corazón que da tiene ese tipo de receptividad que hace posible que el amor entre. Únicamente un corazón que comparte, un corazón que da, tiene ese tipo de receptividad para que pueda entrar el amor.

Alguna vez ha llamado el amor a tu puerta?  NO. porque hasta ahora, no has sido capaz de dar amor. Y recuerda también que todo lo que das se te devolverá. Una de las leyes eternas de la vida es que todo lo que damos se nos devuelve.

Si no te ha vuelto el amor de infinitas formas, eso significa que no lo has dado.

Pero, ¿cómo puedes dar amor? NO tienes amor para dar. Si tienes amor ¿entonces porque sigues mendigándolo de puerta en puerta? ¿Porque os convertís en mendigos, yendo de un sitio a otro? ¿Por que pedís amor?

¿Por qué los celos siguen al amor como una sombra?

Los celos no tienen nada que ver con el amor, de hecho tu supremo amor no tiene nada que ver con el amor.  Los celos proceden de la posesividad.

La posesión te hace sentir fuerte, agranda tu territorio.

Si amas ¿cómo vas a estar celoso? Tendrías que estar feliz si tu mujer se ríe con otro hombre, su felicidad es la tuya.

Actualmente la esposa se pone celosa hasta del periódico del  marido, si el marido lee demasiado viene y se lo quita. ¿Cómo se atreve a leerlo mientras ella está presente? Eso es un insulto. Cuando ella está presente tiene que poseerle totalmente, si el diario se convierte en un competidor , que serán los seres humanos, y el marido empieza a hablar con otra persona y parece un poco feliz ( lo cual es muy natural ... las personas se cansan unas de las otras cualquier cosa nueva les parece emocionante) la esposa se enfada. Puedes notarlo fácilmente si ves una pareja triste entonces ellos están casados. Si está feliz ella no es su esposa.

Tú no estás enamorado de tu mujer, o de tu hombre. o de tu amigo. Si estás enamorado entonces la felicidad del otro es tu felicidad. Si estás enamorado no crearás ninguna posesividad.

El amor tiene la capacidad de dar libertad total. Solo el amor tiene esa capacidad.

En todas partes es el ego el que trabaja. Queremos que las personas sean como cosas. Las poseemos como cosas, las reducimos a cosas: nuestra actitud con las cosas también es la misma que con las personas.

El ego no conoce el amor,  no conoce la amistad, no conoce la compasión. El ego es agresión y violencia.

El amor no proyecta sombra alguna. El amor es el único fenómeno sobre la faz de la tierra que no crea sombra.

Hay dos clases de  amor C:S Lewis dividió el amor en estas dos categorías: amor necesidad y amor regalo. Maslow en amor deficitario y Ser amor.

El amor deficitario es amor  inmaduro. De hecho no es verdadero amor es una necesidad. Utilizas al otro como medio, explotas, manipulas, dominas. Pero al otro se le reduce, casi se le destruye.

Usar a otra persona no tiene nada de amoroso, solo es amor aparente, es una moneda falsa. Pero esto es lo que hace el 99% de las personas, porque es la primera lección de amor que se aprende en la niñez.

Un niño recién nacido depende  de su madre, su amor por ella es amor deficitario, él la necesita de otra forma no puede sobrevivir. El ama a su madre porque su madre es vida. De hecho amaría a cualquier mujer que le ayude a sobrevivir, a quien quiera que satisfaga sus necesidades. La madre es una especie de alimento del que él se nutre. El no solo recibe la leche de su madre también recibe amor, es una necesidad.

Millones de personas siguen siendo pueriles durante toda su vida, nunca crecen. Crecen en edad pero nunca en mente su psicología permanece pueril, inmadura. Siempre están necesitando amor, lo ANHELAN como si fuera comida.

El hombre se  hace maduro en cuanto deja de necesitar y empieza a amar. Cuando empieza a rebosar, a compartir; cuando empieza a dar. El énfasis está en planos completamente diferentes. En lo primero, el énfasis está en cómo recibir más. En el segundo en el acento consiste en como dar más y cómo dar incondicionalmente. Eso es el crecimiento llegando a ti, la madurez.

Solo una persona madura puede dar, porque sólo las personas maduras tienen. Entonces el amor no es dependiente, entonces tú puedes ser amoroso lo sea el otro o no. Entonces el amor no es una RELACION es un ESTADO.

¿Cómo va  a ser el amor una necesidad? El amor es un lujo. Es una abundancia, es tener tanta vida que no sabes qué hacer con ella, así que la compartes. Es tener tantas canciones en tu corazón, que tienes que cantarlas; que alguien las escuche o no, es irrelevante. Aunque nadie las escuche tendrás que cantarlas, tendrás que danzar tu danza.

El otro puede recibirlo o puede desaprovecharlo pero en lo que concierne a ti está fluyendo, está rebosando. Los ríos no fluyen para ti; fluyen estés tú ahí o no. No fluyen para tu sed, no fluyen para tus sedientos campos, simplemente están fluyendo ahí.

El amor es una dimensión completamente diferente: es enamorarse de la realidad. Sí, la realidad tiene defectos, pero estos defectos son retos para crecer. Cada defecto es un reto para trascenderlo. Y cuando dos personas  realmente están enamoradas se ayudan a crecer entre sí. Se mirar en el otro, se convierten en espejos para el otro, se reflejan el uno en el otro. Se ayudan entre sí, se sostienen entre sí. En los buenos y en los malos tiempos, en los momentos de felicidad y en los momentos de tristeza, van juntos, están implicados. Eso es implicación. Si yo solo estoy  contigo, cuando tú estas feliz y no cuando estas infeliz, eso no es implicación es explotación. Si yo estoy contigo solo cuando estas fluyendo, entonces no estoy contigo en absoluto. Entonces yo no te amo. Yo solo me amo a mí mismo solo amo mi placer. Cuanto eres agradable muy bien, cuando te vuelves doloroso me desharé de ti.  Eso no es amor, eso no es implicación, eso no es compromiso.

Es muy fácil amar a la mujer de otro por que él tiene que sufrir la realidad y tú disfrutas de la ficción; es una buena división de tareas. Pero es inhumana. El amor humano es un gran encuentro. Y solo es amor si de él surge el crecimiento, si no qué clase de amor es ese?

Los amantes se intensifican entre sí, en todos los sentidos. Los amantes alcanzan la cumbre más alta de la felicidad cuando están juntos y también alcanzan las más profundas cimas de tristeza cuando están juntos. Su campo de felicidad y tristeza se vuelve inmenso: ESO ES AMOR.

Tomado de El libro del Hara  “Osho”
Capitulo 7 Afinando el Corazón.

Las citas de los trabajos de Osho, las descripciones de las meditaciones OSHO, las fotos de Osho y del OSHO international Meditation Resort son usadas con el permiso del titular de los derechos de autor © 1953,para el 2006/7to 2009  OSHO International Foundation, Suiza.OSHO y las marcas auxiliares son marcas registradas o marcas registradas de la fundación usadas con autorización - Todos los derechos reservados.  www.osho.com/copyrights.   

Ser feliz es lo natural

Todos nos preguntamos qué pasa en este mundo, por qué tanta desdicha, violencia y enfermedad; muchas respuestas surgen, cada una de acuerdo a las vivencias de quienes responden.

La infelicidad es el pan nuestro de cada día, infelicidad que afecta nuestra vida personal, laboral y nuestra salud.  Con frecuencia miramos hacia afuera para encontrar los motivos de nuestra insatisfacción y logramos identificarlos, sin embargo otras personas tienen las cosas que creemos que nos hacen falta para ser felices e igualmente no se sienten plenos. Quizás sea por que el único causante de nuestra infelicidad no es algo de afuera; es algo de adentro; está en lo profundo de nuestro ser.

Y es que nos han enseñado a vivir en torno o lo externo, son pocos los seres humanos que tienen un minuto durante el día para encontrarse con ellos mismos. Todo se vive a las carreras, aún en los días de fiestas buscamos qué hacer; para la mente humana es imposible quedarse quieta, siempre está moviéndose del pasado hacia el futuro. Mucha gente piensa que es imposible detener su mente, creen que dejarían de existir, pero los hombres orientales nos han enseñado que esto es posible y que ello nos libraría de mucha infelicidad.

Un niño es muy feliz, vive cada momento a plenitud, disfruta del juego, del aire y de la lluvia; con el pasar de los días los adultos comienzan a limitarlo, te puedes resfriar, te vas a caer, ¿qué será de ti en el futuro? y a este niño inocente que disfruta a plenitud su vida cada vez le queda menos tiempo para ser feliz. Todos somos víctimas de  adultos temerosos, quienes nos enseñaron a llenar la mente de ideas y a dejar de disfrutar el momento presente. Un adulto siempre estará pensando en lo que hizo o en lo que hará, casi nunca se siente satisfecho con lo que es ahora, en este mismo instante, siempre hay un sueño por cumplir o una añoranza por lo que fue su vida anterior.

Y así seguimos creciendo cada vez más temerosos, el mundo nos parece hostil, es necesario competir para sobrevivir, siempre existirá la duda ¿estaré preparado para las cosas que puede traerme la vida?

El hombre de hoy no se siente valioso, por esta razón dedica toda su vida a proveerse de cosas tanto materiales como afectivas, considera que es la única forma de permanecer seguro sobre la Tierra. Sin embargo continúa muy ansioso porque se imagina:  ¿qué tal se caiga mi casa? ¿qué tal mi esposo se vaya con otra? y si me muero antes que mis hijos hayan crecido? siempre a pesar de acumular muchas posesiones, el miedo a perder continúa, quienes en la Tierra tienen más dinero son los más temerosos y por ende infelices. Y el asunto es lógico, somos seres esenciales, nada de lo de afuera puede llenarnos, nada de lo de afuera puede hacernos sentir plenos, necesariamente lo único que puede hacernos felices es el encuentro con el YO INTERNO.

Poco sabemos de encontrarnos con nuestro yo, nos han enseñado a encontrarnos con otras personas, con nuestros padres, con los amigos, pero de tener un encuentro con nosotros mismos, poco sabemos.

Encontrarnos con lo profundo de nuestro ser es la única posibilidad de encontrar la felicidad, siempre se nos ha dicho que Dios está dentro de nosotros, así que al encontrarme de paso, me encuentro a Dios, quién me permite ver que en este mismo instante soy feliz. El asunto es que esto casi nunca ocurre pues nos  han enseñado que Dios o la inteligencia suprema está muy lejos y que es preciso sufrir para salvarnos. Una vez descubrimos que la felicidad es parte de nuestra naturaleza y que Dios nos creó felices, nuestra percepción sobre la plenitud es más tangible.

Recuperar la confianza en la vida es la solución al caos y a la angustia que a diario vive la humanidad; nuestra sociedad funciona de forma neurótica, nunca se relaja, es adicta al trabajo, muy pocas personas contemplan el amanecer o dedican unos minutos al día para sentir el ritmo de su corazón, siempre están pensando en lo que falta por hacer o recordando lo que hicieron anteriormente. La mente está llena de pensamientos, siempre en el pasado o en futuro, nunca está conforme disfrutando el momento presente, siempre está soñando en cómo ser o hacerlo mejor, el asunto está en que ya ERES lo mejor y tienes el potencial de hacer lo mejor. En este momento somos perfectos y lo que sucede en nuestra vida no son más que situaciones que vienen a enseñarnos cómo encontrarnos con lo profundo de nuestro ser. Un ejemplo frecuente es el de muchos hombres de prestigio, quienes luego de haber llegado a la cima del poder, se descubren vacíos e inician el camino hacia lo profundo de su ser.

Ser feliz no es difícil, es más difícil ser infeliz, pero nuestra mente está acostumbrada a ver el dolor; solo contamos las espinas, nunca las flores. La gente tiene muchos momentos de gran felicidad pero estos momentos pasan de largo, le presta más atención a los momentos de infelicidad, sus recuerdos están repletos de dolor y sus sueños son una pesadilla. Una vez la mente se calma el hombre se vuelve más meditativo, aprende a disfrutar de la mañana, de sus alimentos, del agua cuando cae sobre su cuerpo, de la respiración. Siendo consciente de cada instante y de lo maravilloso del momento su cuerpo recupera la salud, su trabajo será más productivo, las relaciones con los demás mejorarán y por fin podrá saborear a Dios.

La naturaleza del hombre es ser feliz, la felicidad no es algo que se adquiere ya se encuentra ahí, hemos nacido en ella, no la hemos perdido simplemente nos hemos alejado, le hemos vuelto la espalda. Solo consiste en dar un pequeño giro y darlo es  muy fácil, se requiere que estemos dispuestos a recuperar la inocencia de la niñez y a borrar todos los prejuicios que nos ha impuesto la sociedad, es necesario hacer las cosas con entrega, comiendo: comer, barriendo: barrer, bailando: entregarse por completo al movimiento; poco a poco surgirá la espontaneidad y cada vez viviremos más en el presente, entonces nuestra vida estará cada día más llena de gozo.

Dra. Zamira López.

Y... ¿què crees que es el amor?

Ese maravilloso concepto  que a tantos ha inspirado y que usamos a diario para justificar muchas de las cosas que hacemos, es hora de convertirlo en una experiencia.

Todo creemos que sabemos mucho del amor, de una u otra forma alguna vez en la vida lo hemos experimentado, algunos el tan anhelado amor de pareja, otros el amor hacia la familia, hacia alguna afición, hacia el  trabajo, hacia la naturaleza etc.

¿Pero en realidad sabes que eso del Amor???? Yo me atrevería a decir que no tienes ni idea.  La primera vez que alguien me hizo consciente de lo que se trataba el amor, lloré, ¿cómo era que lo que describían las canciones no era el AMOR ni lo que por años me habían enseñado?  Luego de unas horas sequé mis lágrimas y me aventuré a explorar el camino que me llevaría al entendimiento del AMOR.

Uno de los conceptos que más me ha aportado, es que  existen dos tipos de amor, el amor deficitario y el ser amor. En el primero siempre estás necesitando que otro te de y nunca sientes que es suficiente, en este tipo de amor aparece la posesividad, los celos, la manipulación, el dominio, reduces al otro, casi lo destruyes. El amor deficitario es amor  inmaduro. De hecho no es verdadero amor es una necesidad. Este tipo de amor lo experimentan el 99% de las parejas  y el 99% de las familias.

Pero todo tienen una explicación, el amor deficitario aparece desde que somos recién nacidos, el niño depende  de su madre, su amor por ella es amor deficitario, él la necesita de otra forma no puede sobrevivir. El ama a su madre porque su madre es vida. De hecho amaría a cualquier mujer que le ayude a sobrevivir, a quien quiera que satisfaga sus necesidades. La madre es una especie de alimento del que él se nutre. El problema es que la mayoría de seres humanos siguen experimentando  el amor deficitario, siguen siendo infantiles toda su vida. Nunca crecen. Crecen en edad  pero nunca en mente, su psicología permanece pueril, inmadura. Siempre están necesitando amor, lo ANHELAN como si fuera comida.

El hombre se  hace maduro en cuanto deja de necesitar y empieza a amar. Cuando empieza a rebosar, a compartir; cuando empieza a dar. El énfasis está en planos completamente diferentes. En el amor deficitario el énfasis está en cómo recibir más. En el segundo EL SER AMOR el acento consiste en cómo dar más y cómo dar incondicionalmente. Eso es el crecimiento llegando a ti, ESO ES LA MADUREZ.

Solo una persona madura puede dar, porque sólo las personas maduras tienen. Entonces el amor no es dependiente, entonces tú puedes ser amoroso lo sea el otro o no. Entonces el amor no es una RELACION es un ESTADO.

El amor aparece en el SER que han aprendido a amarse tanto a sí mismo que ya no necesitan que los otros lo hagan sentir importante, amado, especial; te has enamorado tanto de ti que ya no necesitas de afuera nada,  te bastas a ti mismo  y lo más interesante  es, que cuando ya no necesitas recibir amor, te llegan miles de manifestaciones de él, ríos de amor  te inundan y tú los  disfrutas pero ya no los necesitas, aun si nunca hubieran llegado seguirías siendo feliz. Es en este momento  cuando sientes  que dejaste de ser mendigo ya no necesitas pedir, ahora tú eres la FUENTE DEL AMOR y te gozas repartiéndolo sin esperar nada a cambio.