• VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
  • VTEM Image Show
Spanish English

Terapia Primal

Para los seres humanos en el planeta tierra es imposible crecer en un ambiente saludable, todas las familias tienen problemas, ya que los padres tienen sus propios asuntos sin resolver,  así que es muy difícil crecer sano en  este ambiente.  Los padres proyectan sobre  los hijos sus ideas, creencias, ideas, expectativas, deseos, frustraciones, ambiciones y miedos. En la mayoría de los casos todo lo anterior fue  heredado por nuestros padres de sus propios padres y así sucesivamente, constituyéndose la situación en una larga historia de familia. Parece que nacimos libres, pero en realidad nacimos ya con una responsabilidad: CUMPLIR CON LAS EXPECTATIVAS DE NUESTROS PADRES Y DE LA SOCIEDAD. Hay casos de padres un poco más conscientes, pero esto no evita incurrir en la misma situación. La diferencia es que sucede a un nivel más sutil y a veces oculta,  muchas veces el padre que parece más  dulce y amable  fue quien más lastimó nuestra individualidad. La Terapia Primal  nos permite descubrir  y liberarnos: de los “contratos” que desde niños estamos forzados a hacer con nuestros padres para conquistar su amor y respeto, de los patrones que heredamos inconscientemente de ellos,  de los mensajes verbales y no verbales que absorbimos y que influencian nuestro inconsciente y nuestra forma de vernos a nosotros mismos y nuestra postura ante la vida, así como de los comportamientos reactivos que adquirimos para diferenciarnos de nuestros padres.

Estos contratos, patrones, mensajes, comportamientos reactivos radican en el inconsciente y manejan nuestra vida como un invisible titiritero, impidiendonos  vivir en sintonía con nuestra individualidad y descubrir quiénes somos realmente.

Esta terapia es muy popular en Europa y en Estados Unidos, habiendo permitido a muchos seres humanos mejorar en diferentes aspectos de su vida, en Latinoamérica recientemente  comienza a introducirse.

"El niño nunca muere, nada nunca muere. El niño está siempre presente, está solamente cubierto de la adolescencia, después de la juventud, mas adelante la madurez y finalmente de la vejez, pero el niño está siempre presente. Si vas a la profundidad de tu ser, encontrarás este niño inocente...y contactar a este niño es muy terapéutico".  “Osho”